• ANSeR

Historias de papel

Todos los días construimos recuerdos, algunos los olvidamos y, otros permanecen como huellas en la memoria. La experiencia del cáncer infantil deja una huella que permanece durante toda la vida.


Tomar papel y lápiz y escribir para que otros te lean, para contar un pedazo de tu historia, de algo tan íntimo, tan tuyo, es un acto de fe y no un simple ejercicio gramatical. Escribir para que te leas y te lean, es la apuesta de "Historias de Papel", recuperar el lenguaje escrito para contar las huellas que quedan en la memoria, para así, resignificar la historia personal.




Hemos propuesto a las familias de Aquí Nadie Se Rinde I.A.P (ANSeR) usar lápiz y papel para contar su historia, escribir por por voluntad propia, y con plena libertad, lo que quisieran contarnos. Todas las historias se acompañan de ilustraciones, creadas por artistas mexicanos voluntarios, que han compartido su talento para plasmar la huella de lo que permanece hasta hoy, en la memoria de cada escritora, en ilustraciones que retratan fielmente la esencia del proyecto.


Cada historia e ilustración, permanecerán juntas en el tiempo; dejando constancia y testimonio de las realidades del cáncer infantil. Esperamos que esta presentación, junto con los siguientes testimonios de escritoras e ilustradores, los anime a involucrarse activamente en las distintas actividades que tenemos como Institución, y se sumen a la causa. ¡Recuerden que Aquí Nadie Se Rinde!



Sobreviviendo a las tormentas de mi Ángel

Autora: Leticia González

Ilustradora: Sofía Reygada


Hola, soy mamá de Jessi Carú, hace 5 años la diagnosticaron con Leucemia Mieloide Aguda. Ese día fue el más triste de nuestros días porque no nos habíamos dado cuenta que lo habíamos tenido todo, no lo sabíamos y esta enfermedad cambió nuestra vida. Somos del Estado de Puebla, antes pensábamos que volveríamos, pero con el tratamiento de Jessi no hemos regresado.



Durante el tratamiento se viven momentos muy difíciles, pero Jessi siempre nos enseñó a no rendirnos, a pesar de las tormentas siempre tenía una sonrisa. En su tratamiento tuvo recaídas, hasta que un día el doctor nos dijo que sólo quedaba una opción: hacerle un trasplante de medula ósea y nosotros sin dudarlo dijimos que sí. Yo fui su donadora, sabemos que todo estará bien, porque Jessi siempre camina tomada de la mano de Dios.

Historias de Papel




3 vistas0 comentarios